Lecciones para un curso

del náhuatl moderno

(nawatl de Orizaba o de la Sierra de Zongolica)[1]

 

por

David Tuggy T.

 


 

Copyright (c) 1991 David Tuggy
Ediciones electrónicas Copyright © 2002, 2004 David Tuggy
Tercera edición Copyright (c) 2004 David Tuggy
Derechos reservados. 
Se permite el libre acceso a este documento por medio de la Internet, 
y su impresión para uso personal. 
Queda prohibido cualquier uso lucrativo, 
o cualquier uso que no reconoce los derechos del autor.

Regresar a la página introductoria

 


 

Introducción a la primera edición

Este libro comprende once lecciones para la enseñanza del náhuatl que son fruto de los cursos que se ofrecieron en el Departamento de Antropología de la Universidad de las Américas - Puebla durante los años 1987-1990. La naturaleza del libro, por lo tanto, refleja muy directamente la del curso del cual surgió. Quizá una forma útil de explicarla es expresar lo que no es este libro.

No es un curso del náhuatl clásico, ni del náhuatl en general, sino de una variante moderna específica, el nawatl de la región al sur de Orizaba, Veracruz, conocida como la Sierra de Zongolica, y aun más específicamente del pueblo de Rafael Delgado o San Juan del Río.[1] Algunos rasgos de este dialecto que son idiosincrásicos se mencionan como tales y se indican los rasgos correspondientes del idioma clásico y los otros dialectos modernos, pero hay muchas otras diferencias que se pasan sin notar.

No es una gramática completa. Más bien se enfoca en algunas áreas del idioma que son importantes para el conocimiento del principiante. La mayor parte de las características gramaticales explicadas aquí son tan comunes que deben ser entendidas y dominadas completamente, para así servir de base para la profundización y ampliación de los conocimientos. El énfasis está sobre la morfología o sea la estructura de palabras, con sólo escasas pistas de cómo se construyen frases, cláusulas y oraciones.

No es una introducción adecuada a la lengua hablada. No se ha puesto énfasis en el aprendizaje de frases y modismos útiles, sino en el análisis de formas gramaticalmente regulares. Hay pocos ejemplos de diálogo, y los ejercicios en general están construidos para ejercitar el poder analítico del estudiante, no su fluidez en la producción del idioma.

Más bien, es una introducción a muchas estructuras gramaticales del náhuatl. Ayudará al estudiante principiante a empezar a analizar textos del nawatl de Orizaba, y esto puede servir como punto de partida para una profundización en tal análisis, para el análisis de otras áreas de la gramática como el rico léxico, la sintaxis y la estructura retórica de los textos; para el aprendizaje del idioma hablado o para el estudio de otras variantes, incluida la clásica. Se ofrece al público con la esperanza de que, si se perdonan sus deficiencias, le parezca útil en algún grado, y ayude a difundir el conocimiento de la bella lengua náhuatl.

 Puntos importantes 

El contenido de las lecciones se indica en las próximas páginas. En las lecciones se ha puesto en cuadros de línea doble, como el ejemplo al lado derecho de esta página, una indicación de cuáles puntos se consideran especialmente importantes. Estas pueden servir para que el estudiante pueda hacer un repaso rápido. Al final de cada lección se encuentra lo siguiente: una lista de vocablos que deben ser memorizados; normalmente están relacionados con el contenido de la lección. También hay ejercicios para cada lección, la mayoría basados en textos. Las respuestas correctas a estos ejercicios se encuentran en los apéndices al final del libro. En algunas lecciones, especialmente en la primera, se han tenido que usar términos técnicos de la lingüística, y hay un glosario de esos términos al final de la lección. En los apéndices al final del libro también están una lista completa del vocabulario, una colección de paradigmas verbales, un glosario nawatl-español de los afijos y otro de las raíces encontradas en el texto o en los ejercicios, un glosario de raíces español-nawatl, una discusión (con ejercicios) de diferentes sistemas de ortografía y, como ya se mencionó, la clave de los ejercicios.

Quisiera hacer incapié en la importancia de memorizar el vocabulario. Aunque uno conociera perfectamente todas las reglas de la gramática, no podría ni empezar a entender un texto sin que supiera al menos algunos de los vocablos que en él aparecen. Por el contrario, si conociera todos los vocablos, podría entender gran parte del texto aunque supiera poco de la gramática.

Al igual es importantísimo para el mayor aprovechamiento de este libro el tratar de entender los textos de los ejercicios, ya que los conocimientos gramaticales, como la fe sin obras, están muertos si no se encarnan en la lengua como se usa. No siempre se ha procurado limitar a lo ya aprendido el vocabulario o las construcciones gramaticales de los textos. Esto se ha hecho en parte porque es realista, tal será la situación cuando uno se enfrenta a un texto del idioma que no esté preparado de antemano para excluir lo desconocido. También estoy convencido de que es útil. Es mi convicción que entre varias habilidades y prácticas importantes para el análisis de textos destacan:

(1)  La habilidad de "adivinar", de producir análisis hipotéticos espontáneamente. Esta habilidad no puede desarrollarse si el estudiante no se enfrenta a menudo con datos relacionados a lo que ya sabe, pero nuevos a la vez. A esta habilidad es imprescindible añadir:

(2)  La habilidad de analizar rigurosamente, notando cuáles aspectos de la estructura apoyan, o cuáles descartan uno u otro análisis hipotético. También es necesario:

(3)  Someter los análisis al juicio de un nativo hablante. Si concuerda el análisis con lo expresado por el hablante, uno puede sentir la satisfacción de haber entendido; si no, la comparación le puede dar pistas para la búsqueda de un análisis más satisfactorio. En el caso de este curso, si no se puede trabajar directamente con un hablante nativo, pueden servir las traducciones de los textos al final del libro para desempeñar ese papel, aunque sea parcialmente.

Sugiero pues que el estudiante trate de adivinar lo que no sabe, buscando rasgos de otras estructuras semejantes, sea del náhuatl o aun del español. Cuando se le ocurra una idea, deberá verificarla rigurosamente. Y cuando ha hecho lo que puede, deberá buscar en la última sección la traducción que se ha dado del texto, para ver las coincidencias y divergencias de su hipótesis con la solución que se ofrece. Tal proceso ejercitará sus habilidades analíticas en forma muy productiva.

Me es muy grato agradecer a muchas personas e instituciones que en alguna forma contribuyeron a la formación de este libro. En primer lugar agradezco a los hablantes del náhuatl que conmigo han compartido su idioma; los de Tetelcingo, Morelos, donde empecé mis estudios, y después los de la Sierra de Zongolica. En especial debo mencionar al Sr. Víctor Hernández de Jesús, de Rafael Delgado. A sus grandes habilidades lingüísticas se debe la mayor parte de mis conocimientos del náhuatl de Orizaba. Me ha ayudado directamente en la preparación de los ejercicios que acompañan a las lecciones, y los textos con sus traducciones también son producto de él. Agradezco a los estudiantes que "soportaron" las versiones preliminares de estas lecciones y a veces sugirieron, aun inconscientemente, maneras en que se podían mejorar. En especial le agradezco a mi esposa Amalia por sus muchas y valiosas sugerencias de cómo hacer más accesibles mis explicaciones oscuras e impenetrables. Si este libro no se entiende es por culpa mía, si se entiende es gracias a ella. Agradezco también al Departamento de Antropología de la Universidad de las Américas-Puebla, por darme la oportunidad de impartir los cursos en que se basa este libro, a la Vice-Rectoría de Apoyo Académico de la misma institución, por publicarlo, y al personal de la imprenta, por su ayuda en mejorar la calidad de la redacción. Agradezco también a la División de México del Instituto Lingüístico de Verano, de la que soy miembro, por permitirme profundizar y compartir mi entendimiento del náhuatl en esta forma. Y finalmente, quisiera expresar mi agradecimiento a Dios, cuya gracia me ha sostenido durante el proceso de aprender y compartir el contenido de este libro. De su profunda sabiduría y belleza encuentro amplios reflejos en la lengua náhuatl, lo cual no es sorprendente, ya que aquéllos que durante milenios han desarrollado su estructura son descendencia suya, creados a su imagen y semejanza.

Puebla

Noviembre de 1990

 


Introducción a la segunda edición (primera edición electrónica)

El avance de la tecnología ha hecho posibles formas de publicación que ni imaginábamos hace pocos años. Con la publicación tradicional puede salir un número reducido de ejemplares para reposar en una biblioteca o una colección privada, y a menudo es difícil para el que busca cierto libro dar con él. Con la llegada de la Internet un documento puede ponerse instantáneamente al alcance de millones de personas en todas partes del mundo.

Al construir el Instituto Lingüístico de Verano en México su sitio de web (ubicado en http://www.sil.org/mexico) los miembros del Instituto buscábamos materiales que podríamos publicar de esa forma. Fue entonces que se me ocurrió sacar otra edición de este libro de lecciones. Los hechos de que las ediciones impresas se habían agotado y que sigue habiendo demanda para el libro confirmaron la intención.

Aunque ha costado trabajo en la etapa de preparación, he elegido ponerlo en el formato .htm porque esto simplifica el acceso para el usuario. Varios ajustes se han hecho de acuerdo al nuevo medio. Se han convertido las referencias, en los casos en que es posible (que son la mayoría), en vínculos activos. Se ha añadido color a la tipografía en algunos casos, especialmente utilizando el color verde para señalar las palabras del nawatl en el texto, y azul para marcar sus glosas. No se ha tratado de formatear las páginas diferentemente según estén al dorso o al verso de la hoja. Pero aun así se ha tratado de mantenerlo como un libro que podría funcionar también en forma impresa.

En la primera edición se conservó una diferencia ortográfica entre la w y la v, para reflejar el contraste ligero que existe entre estos sonidos y documentar su uso en el habla del pueblo de Rafael Delgado. Pero esto resulta ser un impedimento para las personas que tienen el interés práctico de aprender a leer y entender la lengua, ya que las ortografías más usadas en la región no distinguen entre los sonidos. Por lo tanto, en esta edición he optado por cambiar la v en w, pero dejarla marcada con color negro en vez del color verde que normalmente marca los datos del nawatl. Es decir, w corresponde al sonido velar [w] y w al sonido labial [v] o [β]. Esta diferencia debe permitir ver las palabras en su forma ortográfica normal, a la vez que permite a los que tienen interés lingüístico ver la diferencia en los datos.

Agradezco a los que han ayudado en la preparación de esta segunda edición. En especial tengo una deuda de gratitud con la Sra. Rebeca Rivas de López, cuyo ojo de águila encontró varios errores de redacción en la primera edición. (Los errores que queden todavía son, por supuesto, culpa mía.)

Orizaba, Veracruz

Abril del 2002

 


Introducción a la tercera edición (electrónica)

Para esta tercera edición (la segunda edición electrónica) se han hecho muy pocos cambios. El mayor de ellos es la conversión de los datos del náhuatl, que habían requerido el uso de una fuente particular, al sistema "Unicode". "Unicode" tiene suficiente espacio para proveer un número único y estándar para cada letra especial, donde el antiguo sistema tenía que usar un mismo número para varias letras, con fuentes tipográficas especiales para permitir que se vean los glifos correctos. El "Unicode" es la forma obviamente correcta de codificar para el futuro las letras fonéticas y otras que no aparecían entre las letras tradicionales y generales de las computadoras.

Como resultado de este cambio, se requiere una fuente tipográfica de Unicode para que los datos se vean correctamente. Se recomienda el uso de Doulos SIL, de Gentium o de TITUS Cyberbit basic, que se pueden bajar gratuitamente de la Internet. En su defecto algunas letras fonéticas (como éstas: ƛ, ŋ o ʔ) no se presentarán correctamente en la pantalla ni se imprimirán correctamente.

Ha sido gratificante la acogida que esta modesta obra ha recibido, especialmente en su forma electrónica, y es la esperanza del autor que este cambio aumente su utilidad.

Oaxaca,Oaxaca

Marzo del 2004

 


Cómo usar mejor estas lecciones

Para sacar el mayor provecho de estas lecciones, se recomiendan las siguientes prácticas:

Antes de empezar:

Familiarizarse con la forma en que se organiza el libro, tomando en cuenta especialmente los apéndices, que le servirán de referencia. 

En cada lección:

Leer la lección, tratando especialmente de entender los ejemplos. Leer el glosario al final de la lección, si lo hay, para entender los términos técnicos que se han usado.

Aprender el vocabulario. Con un papel, tapar la columna de glosas en español, y repasar la lista, dando el significado de cada palabra. Después tapar la columna de formas del náhuatl, y dar la forma náhuatl que corresponde a cada significado. Repasar la lista así hasta hacerlo sin error, y seguirlo haciendo periódicamente. Hacer fichas con los vocablos, e irlos repasando diariamente. Esto es muy importante.

Repasar la lección, fijándose especialmente en los cuadros de línea doble al margen exterior para estar seguro de entender los puntos más importantes.

Hacer los ejercicios, especialmente los que tienen textos para analizar. Ejercitarse en adivinar lo que no sabe, pero también en sujetar la adivinanza a un análisis riguroso. Sólo buscar en la clave cuando se ha hecho todo lo posible; luego comparar y tratar de entender los puntos en que difieren su solución y la de la clave.

En general:

Repasar el vocabulario de las lecciones pasadas. Esto es muy importante.

Repasar de vez en cuando los cuadros de línea doble en las lecciones ya pasadas. Si ya no se acuerda de qué se trata, repasar el texto.

Leer los textos de las lecciones pasadas, tratando de aplicar los nuevos conocimientos adquiridos para entender más de lo que se pudo la vez pasada.

Hacer una lista de afijos aprendidos (semejante a la del Glosario de Afijos en el Apéndice). Repasar estas formas periódicamente, porque son las más usadas del idioma.

Si hay oportunidad, trabajar con un hablante nativo del idioma. Grabar relatos de él, y con su ayuda, escribir y analizarlos.

Buscar a otros interesados para estudiar juntos, ya que es más fácil aprender en grupo.

 


Regresar a la página introductoria
Seguir a la Lección 1
Índice
Página principal de David Tuggy T.


[1] En esta obra se utiliza la forma ortográfica "náhuatl" en referencia a la lengua o familia de lenguas general, incluído el náhuatl clásico. La forma ortográfica "nawatl" tiene referencia a la variante hablada al sur de la ciudad de Orizaba, Veracruz. Esta lengua, que se ha llamado "náhuatl de Orizaba" o "náhuatl de la Sierra de Zongolica", corresponde al codigo NLV del Ethnologue.