English version


Detalle del códice Nuttall
Confusión en el uso del nombre “chichimeca”
Chichimeca jonaz y pame chichimeca

El chichimeca jonaz (código pei de la ISO) y el pame chichimeca (pbs) son lenguas otopames habladas en la región al norte de la ciudad de México. Pertenecen a la misma familia lingüística, sus territorios tradicionales no son muy lejanos el uno del otro y tienen el mismo nombre. Sin embargo, no son tan cercanamente relacionados como lo podrían sugerir esos factores. El chichimeca jonaz (un idioma en peligro de extinción) es el único sobreviviente de la sub-familia jonaz de la familia otopame. El pame chichimeca (al que también a veces se le ha llamado pame central) es una de tres variantes de la sub-familia pameana del otopame. Estas dos sub-familias son cercanas, y juntas forman un grupo que se relaciona en forma más lejana con los grupos central (otomí y mazahua) y sureño (matlatzinca y ocuilteco) del otomiano, formando así la familia otopame.


En el siguiente mapa se indica la ubicación de los territorios tradicionales de estas lenguas.


Ubicación del chichimeca jonaz y pame chichimeca en México

Como se explica más adelante, el nombre “chichimeca” originalmente se usó para referirse a diferentes grupos de nómadas “bárbaros” que entraban en el centro de México desde el norte. Muchos de ellos no hablaban lenguas otopames, y los mismos antecesores de los mexicas (aztecas) eran conocidos como chichimecas. La mayoría de las referencias históricas a los pueblos chichimecas están relacionadas con grupos que no eran los ancestros de los grupos modernos que así se llaman. Esto ha aumentado en forma notable la confusión causada por el nombre.

La etimología de “chichimeca”

Las civilizaciones de las zonas centrales de México sintieron durante muchos siglos la presión demográfica y militar de seminómadas que venían del norte. (Algo semejante había pasado en Europa unos siglos antes, cuando el imperio romano sostuvo las invasiones de los francos, godos, vándalos y hunos.) Algunos de estos seminómadas eran hablantes de náhuatl; otros hablaban otras lenguas. Un nombre náhuatl que se utilizó para designar esos pueblos era chichimecatl, que puede traducirse ‘gente perra’ o ‘gente de linaje perro’. En algunos aspectos, una buena traducción a las lenguas europeas sería ‘bárbaros’, porque se aplicaba indiscriminadamente a los pueblos periféricos de las civilizaciones centrales.


Desde el punto de vista de las culturas más “civilizadas”, era gente ruda, pero útil por su fuerza, valor y poder en la guerra. Así los chichimecas se prestaban como soldados mercenarios para las guerras de los otros pueblos, alcanzando fama y, al fin, al respeto y poder político. El término “chichimeca”, que empezó siendo un término despectivo, con el tiempo se convirtió en una apelación de orgullo, y varios grupos de hablantes del náhuatl se jactaban de ser chichimecas. Las variantes chichimecas del náhuatl, que hoy en día se conocen como el náhuatl central, alcanzaron una importancia social y política especial. Los mexicas o aztecas fueron un grupo de chichimecas que establecieron el último gran imperio indígena, y su lengua, conocida como el náhuatl clásico, se convirtió en el dialecto más prestigioso de la lengua.


Algunos chichimecas (en el sentido más general de ese término) hablaban lenguas otopames, y son descendientes de algunos de esos grupos cuyas lenguas hoy se conocen como “chichimeca”.




La imagen al principio de esta página es parte del códice Nuttall, por cortesía de Tom Frederiksen, y es usada con el permiso correspondiente.