El orgullo de poder hablar
un idioma indígena

Mitla

Hasto los fines del siglo XX, los que hablaban español y algún idioma indígena, tendían a negar su lengua nativa porque al hablarla se les despreciaba. No era de sorprenderse que escondieran el idioma de sus antepasados.

Las condiciones sociales ahora han cambiado y muchas comunidades muestran orgullo de poder hablar, leer y escribir su idioma autóctono. Están luchando contra la discriminación por el uso del idioma y se lo están enseñando a sus hijos. Se han dado cuenta de que la persona que habla dos idiomas tiene una gran ventaja sobre los que sólo hablan el español.