English version

Aviones y malacates:
Rastreando la historia de una palabra del triqui de Copala

Datos enigmáticos

Empecé mis estudios del triqui durante los años sesenta, con máquina de escribir manual y fichas pequeñas para formar un diccionario. Un día decidí repasar todas las palabras, y me topé con este juego de “homónimos”, cada uno en su propia ficha.



  carro   trapiche  
  cuchri' — carro, coche   cuchri' — trapiche (maquinaria de madera para exprimir caña)  
  molino   malacate
  cuchri' — molino (aparato casero de metal para moler nixtamal)   cuchri' — huso, malacate (un palito puntiagudo con una pesa de barro para hilar algodón)  

También tenía registrado cuchri' chéé xta' para decir avión, literalmente, carro que camina en el cielo.


Me parecía muy extraño. Tantos significados diversos y una sola forma. Entonces me dediqué a pensar.



Pensamientos

Primero me pregunté acerca de la palabra cuchri': ¿es una palabra nativa del triqui?, o ¿es tal vez un préstamo del español? Y concluí que seguramente es una palabra nativa porque tiene la consonante compuesta chr y también el saltillo (') al final, y ni la una ni la otra se encuentra en las palabras de origen español.


Luego me pregunté acerca de los objetos diversos a que se les aplica esta palabra cuchri', si son objetos que formaban parte de la cultura indígena o si son cosas introducidas por los españoles durante el período colonial. Y la respuesta fue otra vez obvia. Los textiles de algodón y de ixtle (fibra del maguey) fueron muy importantes y bien desarrollados en la cultura indígena. La fibra se hilaba usando malacates y se tejía en telar de cintura, así que el malacate sí era parte de la cultura indígena. En cambio, ninguna de las otras cosas lo eran.


La caña de azúcar fue traída a México por los españoles, junto con la tecnología para exprimir su jugo y hacer azúcar. Hasta la palabra triqui para azúcar, ascuá, es un préstamo del español. En cuanto a los molinos manuales para el nixtamal, no pueden haber sido introducidos antes de la revolución industrial; la manera tradicional de moler el nixtamal es con el metate. Además los carros y coches, y aun más los aviones, han sido introducidos muy recientemente; las carreteras llegaron a la región más o menos durante la década de los cincuenta.

molino

Dado que los carros, los trapiches y los molinos son objetos introducidos a la cultura triqui, hubiera sido posible utilizar los nombres en español para ellos, adaptando carro, trapiche y molino. Pero los triquis no siguieron aquella ruta. En cambio, aplicaron una palabra nativa a estas tres cosas tan diversas. ¿Por qué? Al parecer, la única cosa que tienen en común es que todos son aparatos.


Además ¿cómo se relacionan estas cosas con el malacate, que no es una maquinaria? ¿Es que nombran el malacate con la misma palabra, o es que es otra palabra homófona?


¿En realidad, tienen algo en común estos cuatro objetos?



El eslabón perdido

Todo parecía tomar sentido cuanto observé detenidamente una carreta jalada por bueyes. Antes de la llegada de los españoles, México no tenía ni vehículos con ruedas ni bestias que cargaban o jalaban. Las personas cargaban todo usando mecapales sostenidos en la frente. Las carretas de madera, junto con los bueyes que las jalaban, los trajeron los españoles en el siglo XVI y siguen siendo usados donde hay campos de cultivo nivelados. Una carreta se compone de una caja grande en donde se pone la carga, y va encima de un eje grande con dos ruedas.

una carreta jalada por bueyes

Seguramente fue el primer vehículo que los triquis vieron, y seguramente también fue algo muy impresionante para ellos. Dos bestias grandes con cuernos jalando un aparato. Y mientras jalaban, las ruedas daban vueltas sobre el eje, y la carreta se movía.


¿Había algo que se comparara con esto en su propia experiencia? ¿Algo que daba vueltas? Claro, el malacate. Y no solamente daba vueltas, sino también tenía su “rueda”.


Así que el significado de la palabra para malacate se extendió para referirse a una carreta, que consiste en un eje más una caja. De allí no es difícil entender cómo la palabra se generalizaba en su significado con los cambios de tecnología. Con el tiempo llegó a tener el significado de ‘vehículo’, y hasta se aplicó a los aviones.


En cuanto a los demás significados, ¿cómo se aplicó la palabra a un trapiche? Para un triqui, ver a un trapiche operando, con sus dos rollos exprimiendo el jugo de la caña tan dura debía haber sido algo impresionante. Mientras los rollos daban vueltas, el jugo salía. Así que el trapiche es otro aparato que da vueltas, de manera que la palabra para malacate se aplicaba. Y de allí no es muy difícil ver cómo se le aplicaba también al molino, que da vueltas y el nixtamal se vuelve masa.


Hoy en día, los triquis tienen mucho que ver con los carros, pero ya son pocas las mujeres que hilan. Hilar es mucho trabajo y todas pueden comprar el hilo que necesitan para tejer. Es muy probable que dentro de una generación se pierda el arte de hilar y también el significado original de la palabra cuchri', dejando ‘carro’ como su significado principal.


Exprimiendo caña con un trapiche Exprimiendo caña con un trapiche



Exprimiendo caña con un trapiche, San Juan Copala. Foto tomada durante la década de los sesenta.
Publicaciones disponibles en este sitio
Vínculos a otros sitios

Para ver una lista de otros materiales acerca del triqui de Copala, véase la bibliografía en el sitio personal de Elena Erickson de Hollenbach y la bibliografía en la gramática puesto en ese sitio.


Para obtener un catálogo de materiales impresos y de audio disponibles en el triqui de Copala o para realizar un pedido de los mismos, escriba a Allan Lee (un distribuidor que coopera con el ILV): alleemm@gmail.com o allan@triquicopala.com.