SIL International Home

Guillermo C. Townsend
l896–l982

Impulsor de la investigación lingüística entre los grupos minoritarios y defensor de su dignidad cultural

Recopilado por Carlos Hibbard


Antes | Próximo

Comenzando y afirmando la obra del Instituto Lingüístico en México

El Sr. Martin Méndez, alcalde del pueblo náhuatl de Telelcingo, proporciona datos lingüísticos al Sr. Townsend, c.1936. El Sr. Martin Méndez, alcalde del pueblo náhuatl de Telelcingo, proporciona datos lingüísticos al Sr. Townsend, c.1936.

Ese otoño, 1935, Townsend y su esposa, Elvira, con unos cuantos estudiantes, viajaron a México para empezar su nueva labor. Los Townsend se instalaron en un diminuto pueblo de lengua y cultura náhuatl, a dos horas de viaje de la ciudad de México. Así como Sáenz había dado su apoyo entusiasta, el Dr. Mariano Silva y Aceves, ex-rector de la Universidad Nacional Autónoma de México y en ese entonces Director del Instituto Mexicano de Investigación Lingüística, a su vez ayudó a Townsend en el aspecto académico del programa. El Secretario de Trabajo, el Lic. Genaro Vásquez, intensamente interesado en un programa cultural para los indígenas, autorizó que su departamento publicara las cartillas que Townsend había preparado para enseñar a leer a los nahua-hablantes.

El Presidente de México, General Lázaro Cárdenas, se enteró de que los Townsend vivían en un pueblo náhuatl empobrecido y los visitó allí. Expresó cierto interés por los esfuerzos lingüísticos que Townsend había realizado y por las cartillas en náhuatl que había elaborado, pero estaba especialmente entusiasmado por los proyectos de ayuda práctica que los Townsend ya habían empezado. El Presidente Cárdenas rápidamente vio la necesidad de añadir esta ayuda especializada al programa educativo del gobierno en las áreas indígenas. Invitó a Townsend a que trajera todo el personal que pudiera reclutar para que estudiara las lenguas minoritarias de México y para enseñar a la gente, siguiendo el ejemplo de Townsend, especialmente en lo referente a proyectos prácticos.

El Presidente Lázaro Cárdenas, durante sus viajes constantes al interior de México, se asociaba con el pueblo mismo, compartiendo un almuerzo o comida en una casa humilde. El Presidente Lázaro Cárdenas, durante sus viajes constantes al interior de México, se asociaba con el pueblo mismo, compartiendo un almuerzo o comida en una casa humilde.

Con este estímulo, los Townsend reclutaron más jóvenes en los Estados Unidos y regresaron a México el otoño siguiente, 1936, con un grupo más grande de estudiantes. En parejas, los estudiantes se diseminaron por varios pueblos apartados de México para empezar la tarea prodigiosa de aprender un idioma no escrito. Mientras tanto, en el pueblo náhuatl dedonde laboraban los Townsend, el programa de ayuda práctica se amplió para introducir el cultivo de un huerto de naranjas y agregar clases de costura a la escuela primaria en la comunidad. Todo fue adelantado con la cooperación de los funcionarios gubernamentales impulsados por Cárdenas.

Townsend tenía un profundo respeto para con la gente entre la cual trabajó por más de sesenta años en América Latina. Le complacía estar con ellos y escuchar sus opiniones. Desde el inicio de sus labores tuvo amigos de todos los estratos sociales: conoció a 42 jefes de estado, una gran cantidad de ministros, científicos, educadores, ricos, pobres, católicos, evangélicos, comunistas. Los apreciaba y procuraba servir a todos.

Townsend al visitar a sus amigo en Tetelcingo, se preocupa de un problema dental de un hombre náhuatl. Townsend al visitar a sus amigo en Tetelcingo, se preocupa de un problema dental de un hombre náhuatl.

Fue durante una de las visitas del Presidente Cárdenas a su pueblo que un nahua-hablante dijo de Townsend: “Nos trata igual como trata al presidente. Si el Presidente Cárdenas viene, deja su comida para conversar con él. Si uno de nosotros viene, igualmente deja su comida para conversar con nosotros”.

En base a sus quince años de contacto con el Presidente Cárdenas, Townsend escribió una biografía del renombrado estadista. Admiraba mucho al General y creía que la historia de su vida inspiraría a muchos y fomentaría la comprensión entre las naciones. La biografía fue publicada en 1952. Después de la muerte de Cárdenas en 1970, Townsend amplió la biografía de este eminente líder mexicano, publicada en inglés y castellano. El Presidente Ramón Magsaysay, de las Filipinas, derivó el modelo de su gobierno populista de los principios encontrados en la primera edición de la biografía.

Antes | Próximo